26.5.09

Normas


Veinticuatro años señores y señoras. Veinticuatro años me han hecho falta cumplir para empezar a aprender a vivir. Espero que se cumpla eso de que nunca es tarde si la dicha es buena. Así que compartiré con todos vosotros lo que he aprendido, reglas infalibles para que todo vaya ok.

1) Fluir. Cuando más te digan está comprobado que es mejor no contestar, no rechistar. Eso sí, mirada atenta como que todo lo que estás escuchando está calando pero no entrar al trapo. Es mucho mejor morderse el labio pero no hablar y si se habla que sea posteriormente a contar lo que tu organismo considere necesario para burlar un ataque de sabeDiosqué y hacerlo con toda la calma posible del mundo mundial.

2. Aconsejar. Aconsejar sí pero como un profesional, es decir, sin decir absolutamente nada de lo que yo haría, lo que me parece, lo que quiero o me gustaría. Nada de eso. Y todo ello por la sencilla y simple razón que pasados los días, semanas, meses e incluso años esa decisión inexplicablemente vuelve a caer sobre ti. Repito, inexplicablemente porque nadie te había dicho que tu opinión fuese tan sumamente importante pero por decir algo en un momento de tu vida no debes de pagar la condena el resto de los años que te quedan. Que digo yo, que no lo sé...

3. Compartir. Pero compartir midiendo, faltaría más. Nunca tienes problemas en general y eso es genial porque tienes mas tiempo para escuchar y ayudar a los demás pero, cuidadín, cuidadín, que cuando los tienes nadie tiene tiempo para escucharte, pese a que tu dejes todo por hacerlo con los demás pero nadie dijo que la amistad o el mero conocimiento de personas fuese a ser algo recíproco. Nadie leyó la letra pequeña siempre tan valiosa. ¡Ojo! Si te escuchan atentamente es porque probablemente algo quieren, pocos son los que superan esta dificultosa prueba del casting.

4. Educar a los de alrededor. Ya que a todo el mundo es un imposible, hacerlo con los que tengas más a mano, si es que puedes. Por si acaso, te deseo de todo corazón que la voluntad y la fuerza te acompañe. Es fundamental educar en actitudes, en el respeto y delimitar los espacios. Esto último es supermegaimportantísimo, que cada día está más caro el metro cuadrado.

5. Y por último y no menos valioso, valorar y cuidar tu propia libertad.


2 comentarios:

LittleBell dijo...

Pues yo que voy camino de los 27 me falta todavía por aprender a valorar mi propia libertad... esperemos que lo aprenda bien y pronto.

Cuídate mucho. Un besito

seo dijo...

pues apuntare tus consejos a ver si aprendo a vivir

besotes