20.5.07

Arriésgate


"Un barco naufragó en el mar… Era de noche y rugía el viento. Las encrespadas olas saltaban por cubierta. El viento rompió el mástil y… En un bote salvavidas pudieron salvarse tres chicos y dos chicas. Pasados algunos días, casi extenuados, llegaron a una hermosa isla desierta. En esta isla no faltaba ni agua ni comida. Comenzó para ellos una aventura fantástica: descubrir la isla, construir una cabaña resistente al viento, hacer fuego, buscar provisiones, confeccionar ropas de abrigo, cazar… Trabajaron mucho y con ilusión… Pasado el invierno, alguien dijo, de forma imprevista:

- No podemos permanecer aquí. Debemos construir una barca y arriesgarnos a salir a la mar.

Pasaron muchas horas discutiendo los logros que habían conseguido, las experiencias que juntos habían compartido. Y uno dijo:

- El mar está lleno de peligros. Corremos el riesgo de terminar mal. Aquí no nos falta de nada, tenemos agua, fruta y no vivimos mal… Hay gente que incluso querría vivir como nosotros…

Siguieron discutiendo sobre si lo mejor era arriesgarse o quedarse quietos."

Alcé la mirada y vi como me escuchaban expectantes. Tras un silencio en donde más de un pensamiento gritaba, pregunté, ¿y vosotros? ¿os arriesgaríais o os conformaríais con quedaros en la isla? Hubo respuestas para todo, rotundas, indecisas e incluso las que no se pronunciaron. Tras escuchar sus decisiones, les dije… “Yo, personalmente, pienso que nunca podemos conformarnos porque siempre podemos ser o tener más aun sin hablar de nada material, sino de otras como el valor de afrontar las situaciones. Para ganar se debe arriesgar, sino nunca sabes si ganas o pierdes. Es más, yo creo que el peor de los arrepentimientos es arrepentirse de lo nunca hecho, porque cuando haces algo y sale bien, lo gozas y cuando no, aprendes, pero jamás te quedará la duda de saber que hubiera pasado en el caso de haberlo hecho.


10 comentarios:

María dijo...

¡Guauuu! Me ha encantado el cuento, es genial, y muy realista... Deberíamos aplicarnos esa morelaja más a menudo,¿no? jeje

¡Un Besitooo! :)

奧нå dijo...

María: Es lo que tocó enseñar a mis niños esta semana :) pero si, deberiamos recordarla más a menudo. Gracias por la visita, otro besito.

alex- dijo...

No hay ganancia sin riesgo,eso si, al menos que sea un riesgo calculado.
Más vale que te partan el corazón una vez que lamentarse no saber nunca que ocurrirá.
Besazos.

奧нå dijo...

Alex: Bueno... el riesgo nunca llega a ser calculado exactamente, de ahí que nos pasen muchas cosas. Si supieramos que saldrán mal evitariamos ciertos daños, ¿no? Lo de partirte el corazón no es algo que dependa de uno/a mismo/a directamente ya que estamos de todo en este mundo. Un saludo.

MDM dijo...

En mi momento actual pasaría una buena temporada en la isla, después seguro que sentiría deseos no de marchar sino de no sentirme aislada, de saber qe si me quedo alli, es porque yo quiero , no porque las circunstancias me lo impongan.

Besos

奧нå dijo...

MDM: Buen razonamiento... ¡un abrazo!

Maktub dijo...

En el riesgo está el placer dicen...

Yo me arriesgo. Siempre.

Kissxxx.

奧нå dijo...

Maktub: Bueno... no sé que decir de eso, depende un poco, ¡no? Siendo así, seguro que ganas muuchas cosas en la vida. Gracias por la visita! :*

Volar dijo...

Que cuento mas xulo!! Me hubiera gustado tener una profe como tu, eh?? :P
Tendriamos que arriesgar más a menudo..
besos!

奧нå dijo...

Volar: ¿En serio? Sería todo un placer aceptarte como alumna... Son estas pequeñas cosas las que más enseñan en la vida, de ahí que haga como los anuncios de SM :P ¡Muaks!