5.9.06

Cobardía



Cobarde, así me siento cuando he de enfrentarme a los sentimientos. Me falta el valor de desenterrar las cartas que recibí algún día, de buscar las fotos en donde no se ocultaba mi alegría, de sacar las hojas donde mensaje que recibía allí yo escribía. Supongo que son heridas que no cicatrizan que con los roces hacen que escuezan como sal en las heridas. Daría todo porque curasen algún día. Me encantaría saber como enfrentarme a ellas con toda mi valía. Releerme mis diarios y sonreír al recordar todas aquellas batallas vividas. Sin embargo, opto por ignorar y por lo que es peor, olvidar, haciendo que jamás he oído eso que tratar de olvidar es querer recordar algo de por vida. Dame tu mano, coge la mía, con tu ayuda ganaré esta guerra no perdida.

2 comentarios:

MaRÏA dijo...

Acuérdate que mi mano también puedes cogerla, está aquí siempre.

Elimina los lastres que arrastras ya desde hace tanto tiempo, sólo son cargas innecesarias. INNECESARIAS.

Un besazo.

Anabel dijo...

Hola! También es la primera vez que visito tu blog y pinta genial:)

A veces yo me paro a recordar y a releer mis diarios, a mirar mis fotos de la infancia; en definitiva, a recordar. No dudes nunca en hacerlo, no intentes olvidar esos momentos tan especiales que formaron parte de tu vida. Estoy segura de que te robarán más de una sonrisa y, por qué no, alguna que otra lágrima.

Un besito:)